DO Tarragona

Consell Regulador de la DO Tarragona

Adreça: C/ de la Cort 41. Baixos.
43800 Valls


Telèfon: 977 217931

E-mail: 
info@dotarragona.cat

Web: https://www.dotarragona.cat/index.php

 

Se puede considerar la DO más antigua de Catalunya, porque aunque es prácticamente seguro que la elaboración de vinos en Empúries fue anterior, autores latinos como Sili Itálico, Marcial y Lini el Joven alababan por escrito los vinos de la Tarraconense, así que sería la primera marca local con prestigio por todo el mundo conocido.

El territorio de la DO Tarragona lo forman el Camp de Tarragona y gran parte de la Ribera del Ebro.

La superficie plantada de variedades blancas supone un 83% de la superficie plantada total.

La zona de producción de la DO Tarragona se extiende entre el río Ebro y el Mar Mediterráneo y presenta dos zonas claramente diferenciadas. La zona del Camp de Tarragona, con les comarcas del Alt Camp, Baix Camp y Tarragonès, y la zona de la Ribera del Ebro.

El Camp de Tarragona se caracteriza por montañas bajas, terrenos suavemente ondulados y riachuelos nacientes en la cordillera litoral. El suelo es mayoritariamente del mioceno, calcáreo y ligero. El clima es esencialmente mediterráneo, templado, sin cambios extremos de temperatura, con una media anual de 15 °C y unas precipitaciones de 500 mm. Las precipitaciones son irregulares y los campos reciben anualmente alrededor de 2.600 horas de sol.

 

La comarca de la Ribera de Ebro es de terrenos terciarios, calcáreos y pedregosos, y de aluviones cuaternarios. Los inviernos son fríos, y los veranos calurosos y de mucha luminosidad. La precipitación mediana anual es de 385 mm.

 

Vestigios históricos señalan que la uva se introdujo en Tarragona cuando los íberos que poblaban la zona, hasta entonces principalmente consumidores de cerveza, empezaron el cultivo de la viña y el consumo de vino, copiando las costumbres de las colonias griegas que se asentaban más al norte de la costa catalana. No obstante, el Imperio Romano fue el verdadero impulsor de la elaboración de vino en estas comarcas por su labor de comercialización a través del puerto.

En el siglo XII, con la fundación del monasterio cisterciense de Santes Creus, se dio un nuevo impulso al viñedo local, y se inició una recuperación que, a pesar de episodios como la plaga de filoxera a principios del siglo XX, ha llegado hasta nuestros días, gracias también al cooperativismo, que fue un movimiento muy importante en la DO Tarragona y que todavía ahora aglutina la mayor parte de los viticultores que producen uva en el territorio de la DO.


El macabeu gana

Esta DO, se caracteriza por la diversidad de vinos, siempre con una marcada influencia mediterránea, con predominio de los blancos sobre los negros y los rosados.

La superficie plantada de variedades blancas supone un 83% de la superficie total y el 17% corresponde a variedades negras. Pero la variedad que marca la diferencia respecto al resto, es el macabeu, que por sí solo representa un 45% del total, y la DO Tarragona es, de todas las de Catalunya, la que tiene el porcentaje más alto de macabeu respecto al resto, así que se puede decir que esta variedad es una de las señas de identidad de la DO.

Los vinos blancos son de graduación moderada, aromas afrutados y un cuerpo marcado y agradable. Los rosados son finos, frescos y elegantes. Los negros, corpóreos, cálidos y carnosos. Los vinos licorosos dulces y los rancios secos, de aromas y sabores complejos, tuvieron un pasado glorioso y se exportaban en grandes cantidades, especialmente a Gran Bretaña. Actualmente, estos vinos se están recuperando, o cuando menos, su consumo ha dejado de bajar y empiezan a valorarse como lo que son: verdaderas obras maestras de la enología clásica.