DO Pla de Bages

Consell Regulador de la D.O. Pla de Bages

Adreça: Casa de la Culla s/n
08243 Manresa (Barcelona)

Telèfon: (+34) 93 874 82 36

E-mailinfo@dopladebages.com

Web: https://dopladebages.com/

Desde su creación en 1995, se ha ido recuperando la uva picapoll, la variedad blanca característica de la DO.
Tiene un clima duro, de interior y de montaña media, sin la influencia moderadora de la marinada, que favorece una maduración lenta y mucha concentración en la uva.

Varias interpretaciones atribuyen el origen etimológico del nomre Bages a Baco, el dios romano del vino.

El primer indicio de producción de vino en el Bages, en medio de Catalunya, en el extremo oriental de la depresión Central, lo encontramos en el yacimiento arqueológico de La Feliua (Sant Fruitós de Bages) donde se localizó en el pavimento una gran piedra que fue la base de una antigua prensa del siglo IV-V, ya al final de la época romana. La caída del imperio romano y la posterior invasión musulmana hizo que muchas tierras se despoblaran y se abandonara la actividad agrícola.

Fue a partir del siglo X cuando el monasterio de San Benedict del Bages volvió a impulsar el cultivo de la viña en toda su área de influencia. Se convirtió en una de las principales actividades económicas hasta el fin del siglo XIX, cuando con la llegada de la plaga de la filoxera, se inició un declive en el cultivo que a punto estuvo de hacerlo desaparecer a finales del siglo XX.

En el año 1983 Valentí Roqueta funda la bodega Abadal en la masía familiar de Santa Maria d'Horta d'Avinyó, e impulsa la creación de la DO, que finalmente fue aprobada en 1995 y que Roqueta presidió hasta el 2015. Actualmente hay 15 bodegas registradas y 500 ha de viña inscritas.


Recuperar variedades autóctonas

A pesar de que al nacimiento de la DO y para dotarla de identidad, se impulsó con fuerza la recuperación de la variedad local de la uva blanca picapoll, que casi había desaparecido; actualmente, además del picapoll, se está apostando con fuerza por las variedades de uva negras, que se adaptan muy bien al clima extremo de la DO. Y si en un principio se extendieron las variedades de origen francés que entonces se consideraban las mejores, cabernet sauvignon y merlot sobre todo, en los últimos años ,se ha hecho una apuesta decidida para recuperar variedades locales de uva negra casi desaparecidas.
Así, ya hay en el mercado botellas de vinos elaborados con las variedades mandó, picapoll negro, sumoll, garnatxa negra, que hacen vinos más suaves que las variedades francesas, pero especialmente, con más personalidad y mejor adaptación al clima y en territorio locales.


Tinas en medio de las viñas y barracas de viña, un patrimonio histórico único

Cuando hace ciento cincuenta años la comarca del Bages estaba prácticamente tapizada de viñas, la lejanía de las masías provocó que se construyeran numerosas barracas de viña, construcciones en piedra seca, que conforman el paisaje de este territorio. Más espectaculares todavía son las tinas en las mismas viñas, grandes construcciones de piedra para vinificar la uva en la misma viña y así ahorrarse las dificultades, los riesgos y el coste adicional de transportar la vendimia. Están situadas por la vertiente noroeste del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt y l'Obac, en los valles del Montcau, Talaman, Mura y el Pont de Vilomara y Rocafort y son una muestra única de la tradición vitivinícola del Pla de Bages.