EUROPEAN YOUNG CHEF AWARD

Prodeca apoya a los jóvenes talentos de la cocina catalana y acompaña los cocineros del país en concursos de ámbito internacional para ayudarles a abrirse camino a nivel profesional. La joven Mariona Rodà, finalista del Concurso de Cocina Joven de Catalunya 2019, ha participado en Grecia en el concurso European Young Chef Award. En la final del certamen, Rodà cocinó una crema catalana tradicional y elaboró ​​una versión contemporánea del plato bajo el nombre Catalunya - Un paseo por el bosque en otoño. La joven cocinera explica el motivo de la receta. "La crema catalana es el primer plato que aprendí a cocinar de pequeña y ahora he querido mezclar este postre con la tradición de la Castañada. En la versión más contemporánea, la crema se transforma en una panacota que incorpora sabores de todos los elementos del otoño: castaña, boniato, ratafía, panellet y remolacha", apunta.

Web del proyecto: www.europeanyoungchefaward.org

 

Descripción 

El concurso European Young Chef Award está organizado por el Instituto Internacional de Gastronomía, Cultura, Arte y Turismo (IGCAT) en colaboración con instituciones de artes culinarias de las Regiones de Gastronomía. El certamen reúne finalistas de concursos de toda Europa para presentar e intercambiar conocimientos sobre platos tradicionales y productos alimentarios locales de sus regiones y competir para proponer su innovadora reinterpretación de recetas tradicionales, juzgadas por chefs y expertos internacionales.

 

Objectivo

El certamen tiene como objetivo la promoción de la innovación en la cocina tradicional, poner en valor las culturas alimentarias sostenibles y ayudar a crear futuros embajadores de cocinas para las regiones y promover los productos alimentarios locales.

El concurso forma parte del legado del proyecto Catalunya, Región Europea de la Gastronomía 2016. Una iniciativa promovida por el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, a través de Prodeca, y el de Empresa y Conocimiento, a través del Agencia Catalana de Turismo, así como de muchas entidades del ámbito de la agroalimentación y el turismo enogastronómico. La distinción puso en valor las diferentes culturas alimentarias europeas, extendió la educación para una alimentación saludable y sostenible, fomentó la innovación gastronómica y, en definitiva, contribuyó a una mejor calidad de vida de las personas. Además, Catalunya Región Europea de la Gastronomía 2016 tuvo como objetivos posicionar el producto agroalimentario local como exponente singular del territorio y como base de una cocina que aporta un acento particular a la cultura; posicionar Catalunya por sus productos, su cocina y como destino turístico enogastronómico.